La caja de la política internacional

Just another WordPress.com site

Finaliza la última edición del Curso sobre Derechos Humanos de la Escuela Diplomática

leave a comment »

Concluye exitosamente el Seminario sobre derechos humanos con la presencia del Embajador Director de la Escuela Diplomática, que fue el encargado de despedir a los más de 120 participantes del curso.

Con la entrega oficial de diplomas a los asistentes se clausuraba la IV Edición del Seminario sobre Derechos Humanos celebrado y organizado anualmente por la Escuela Diplomática.

Sede de la Escuela Diplomática/MAE

Este año más que cualquier otro, la lista de admitidos por la Escuela a este Seminario ha sido muy amplia. Esta prestigiosa institución, en colaboración con la Oficina de Derechos Humanos (ODH) del Ministerio de Asuntos Exteriores español, ha sido la encargada de programar el Seminario que comenzaba el lunes 22 y terminaba el viernes 26 de noviembre con la participación de más de un centenar de personas entre las que se contaban estudiantes de relaciones internacionales de la propia Escuela Diplomática y también ciudadanos de la sociedad civil en general. “Ha sido realmente interesante, era la primera vez que asistía a un curso de la Escuela Diplomática y no me ha decepcionado”, comentaba una de las participantes en el Seminario.

A lo largo de esta intensa semana, ha habido ponentes procedentes de muy distintos ámbitos de la política exterior española. Al primero de los días, acudieron los responsables de la dirección de la ODH a exponer pormenorizadamente cuáles son las líneas directrices de la política española en materia de derechos humanos y cómo se ejerce desde el Ministerio. Esta estrategia de defensa de los derechos humanos ante el resto de la Comunidad Internacional gira fundamentalmente en torno a los siguientes  ejes: la lucha en contra de la pena de muerte, la igualdad de género y la lucha por los derechos de los discapacitados.

Estas directrices prioritarias para la ODH fueron cuidadosamente abordadas a lo largo de la semana por expertos especialmente escogidos en las materias para dar una visión amplia de cada una de ellas. Los asistentes pudieron disfrutar de ponencias tan interesantes como la ofrecida por Ana Peláez, Vicepresidenta del recién creado Comité de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y un “ejemplo para todo el auditorio de fuerza de voluntad y valentía”, como comentaba otra de las participantes en el Seminario, por ser una mujer con una discapacidad física que no le ha impedido llegar a la ONU en defensa de este colectivo al que representa.

Juan Duarte, Director de la ODH

Otra de las ponencias especialmente comentadas por los participantes en las pausas-café del Seminario fue la de Diego Blázquez, que además de ser profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, ha sido Vocal Asesor de la exministra de igualdad Bibiana Aído. Blázquez expuso de manera muy didáctica y accesible para el público que le atendía, cuál es la situación de las víctimas de trata de seres humanos en España y el procedimiento que se sigue cuando se detectan casos de este tipo. En su ponencia subrayó con especial interés la ratificación por España el pasado año del Convenio Europeo contra la Trata de Seres Humanos, y lo calificó como “un gran paso adelante en la lucha contra esta barbarie de la que tantas mujeres y niñas son víctimas en la llegada a nuestro país”.

La semana concluía el viernes con la realización de un caso práctico, una jornada en la que todos los asistentes al Seminario pudieron poner en práctica lo aprendido durante los cinco días de curso. La resolución del caso dio lugar a un interesante debate que dejó buen sabor de boca a los asistentes y sobre todo a los organizadores del Seminario, quienes se confesaron “satisfechos por la marcha del curso a lo largo de la semana”. El Seminario tocaba su fin con la entrega de diplomas por parte de José Antonio Martínez Villareal, el Embajador Director de la Escuela Diplomática, quien igualmente se mostró orgulloso del devenir del curso y animó a los participantes a tomar parte de futuros cursos que la institución organiza en distintos momentos del año como forma de acercar la política exterior española a la sociedad civil.

Written by Salomé Arnáiz González

diciembre 4, 2010 at 11:52 am

“Recuerdo el llanto y la tristeza de aquella mañana”

with one comment

Juan Restrepo fue el corresponsal de TVE que logró cubrir los acontecimientos de Tiananmen en 1989. Es relevante que sea él quien nos cuente su experiencia en esta entrevista, porque fue el único que consiguió presenciar los hechos de entre todos los medios nacionales e internacionales concentrados en la capital durante los días que duró la masacre.

Juan Restrepo/Iberchina.com

Nos encontramos en el vigésimo primer aniversario desde que se produjo la tragedia de la Plaza de Tiananmen (China) en junio de 1989. Desde entonces, ha habido intentos fallidos de revisar lo sucedido, pero las negativas gubernamentales chinas a retomar el asunto siguen siendo contundentes. Los últimos acontecimientos en el país asiático con la presentación del próximo sucesor al régimen comunista, dan qué pensar acerca de éste y otros temas pendientes de este país emergente.

¿Qué le impulsó a salir a la calle aquella noche?, ¿presión profesional, propia iniciativa de conocer qué estaba sucediendo…?, ¿tuvo miedo de los estudiantes, del ejército, de los dos?

Aquella noche salí a la calle con el equipo de TVE por la simple razón de que había que enviar una crónica a Madrid sobre lo que estaba ocurriendo. Como suele ocurrir siempre en estos cubrimientos extraordinarios uno no es consciente de que son extraordinarios hasta pasado algún tiempo. Llevábamos varias semanas cubriendo los acontecimientos de Pekín y, en principio, aquel era un día más de disturbios; aunque, obviamente, veía elementos diferentes y graves. El hecho de no poder entrar en la Plaza de Tiananmen era nuevo, además sabíamos que habían ocurrido incidentes sangrientos, cosa que no se había dado en los días anteriores. No tuve miedo del ejército y menos de los estudiantes, pero si era consciente del peligro.

Plaza de Tiananmen (China)/Turismito

Tras la derrota del movimiento se desataron muchas especulaciones con respecto a una gran masacre de estudiantes en la plaza ¿Qué  pasó realmente a las 5 de la mañana del 4 de junio?

Dentro de Tiananmen, había unos dos mil estudiantes. Estaban en calma, la mayoría sentados en las escalinatas del monumento pero, cuando nos vieron llegar, empezaron a cantar la Internacional. Aquí debo confirmar que éramos el único equipo de televisión extranjera que había en la plaza a esas horas, digo televisión extranjera porque entre las tropas se movía una cámara seguramente del ejército o de la televisión oficial china. Permanecí en la plaza junto a mi equipo aquella madrugada. Pasadas las cuatro de la madrugada, caminé solo por calles desoladas vecinas a Tiananmen y sentí la presencia de los soldados que, a varios metros de distancia, me vieron dirigirme a encontrar al equipo en el lugar en donde habíamos quedado: junto al Mausoleo a Mao Tsetung.

No me cansaré de repetir que tuvimos que tomar la precaución de cambiar cada cierto tiempo las cintas ya grabadas por miedo a que nos fuese confiscado el material de la cámara en algún momento.

Estudiantes en la protesta de Tiananmen/blog

A las cuatro de la mañana  apagaron todas las luces de la plaza. Por los altavoces se oían unas órdenes que, según me tradujeron tiempo después, eran de petición de desalojo de las autoridades, lo que llevó a algunos estudiantes a considerar someter a votación si salían o no de allí. Entonces empezaron a salir gran cantidad de soldados que, fusiles en mano,  avanzaron hacia el obelisco. Por su parte, las tropas que habían permanecido al pie de la Torre de Tiananmen, bajo el retrato de Mao que hay a la entrada de la Ciudad Prohibida, también avanzaron hacia el lugar en donde se encontraba el núcleo de estudiantes que había en la plaza esa madrugada. Estas tropas llevaban porras en la mano. Avanzaban por la gran explanada al tiempo que quemaban las tiendas de los estudiantes que durante varias semanas estuvieron instaladas en Tiananmen. El desalojo empezó por la parte superior del Monumento a los Héroes, en la base del monolito. Los soldados actuaron con firmeza pero, aunque suene extraño, no con brutalidad.

Los estudiantes oponían una resistencia pasiva, pero no hubo disparos, ni tanques aplastando tiendas y estudiantes como escribieron muchos al día siguiente. Los estudiantes iniciaron el desalojo de Tiananmen entre el corredor que formaban los soldados para que se retirasen por el sureste, que permaneció siempre despejado. Fue por ahí por donde entramos nosotros, pasada la media noche. Claro que hubo violencia, desde luego que la hubo aquella noche, y murió mucha gente, pero fuera de la plaza. Y aquella misma mañana, cuando los estudiantes que habían salido pretendieron retomar la avenida Changan, cerca de las siete de la mañana, junto a la Opera de Pekín, las tropas volvieron a disparar no solo contra los estudiantes sino contra la gente que, arriesgando la vida, había salido a ver el desfile de los estudiantes de regreso hacia la universidad.

A lo largo de estos años, cuando he contado estos hechos, algunos me han replicado que qué diferencia hay entre morir fuera o dentro de la plaza. Es cierto, ninguna. Pero para mí quedó claro que los dirigentes de Pekín trataron de  que dentro de la plaza no hubiese violencia o por lo menos  que ésta  fuese la menor posible. Ese esfuerzo, que en tales circunstancias parece absurdo en medio de tantas muertes, tiene que ver con la simbología que tiene para los chinos aquella plaza.

¿Fue testigo de la marcha de los estudiantes? ¿Cómo describiría sus rostros?

Diría que los rostros cambiaron a lo largo de las semanas. Al principio fueron de tristeza y pesar por la muerte de un dirigente querido, Hu Yaobang. Luego fueron evolucionando a rostros esperanzados en el cambio, pues se pensaba que las protestas callejeras traerían cambios políticos. Hubo días de ambiente festivo y la noche entre el 3 y 4 de junio vi caras de terror. Recuerdo uno especialmente, cuando buscábamos una entrada a la plaza cerca de la medianoche, un chico que nos enseñó el cuerpo de un hombre joven con el cráneo aplastado en medio de un montón de bicicletas convertidas en chatarra. Finalmente hubo rostros de rabia, la mañana del domingo 4 de junio, después de las muertes de aquella noche y sobre todo durante el desalojo de la plaza. Recuerdo el llanto y la tristeza de aquella mañana.

¿Cuál es la situación de la prensa en China y  cómo esta situación es vista en España?

Tanques en las calles de Pekín/Diario El Mañana

No tienen nada que ver. Aunque las cosas han cambiado mucho en China de la época de Mao a nuestros días el país sigue regido por la doctrina ortodoxa del Partido Comunista, enemigo del pluralismo y la libertad de expresión. Afortunadamente Internet es una realidad también en China y eso es un coladero de información por más que los dirigentes traten de poner puertas al campo prohibiendo páginas y presionando servidores como Google y Yahoo. Pero en un país de más de 1.300 millones de habitantes la proporción de gente que tiene acceso a Internet es baja.

¿Hubo una verdadera censura a los medios para cubrir los hechos? Si fue así realmente, ¿cómo es posible que todos los medios publicaran información exhaustiva al respecto durante la semana del 2 al 6 de junio?, ¿cómo es posible que los medios se encontraran con la legitimidad suficiente como para imponer tan duras críticas y dar información tan precisa y detallada, si realmente fue TVE el único medio que lo cubrió insitu?

Hay que tener en cuenta que aquellas protestas callejeras en Pekín coincidieron con la visita de Mijail Gorbachov a China. Aquella visita era algo excepcional. Hacía más de dos décadas que un dirigente soviético no visitaba oficialmente China. Además Gorbachov era una estrella mediática en aquellos años, el dirigente comunista soviético atraía mucha prensa y por esa razón nos encontrábamos en Pekín muchos medios de todo el mundo que nos tocó cubrir los hechos de Tiananmen. Los dirigentes de Pekín hicieron lo posible por callar a la prensa extranjera; por ejemplo expulsaron a la recién nacida CNN, cortaron las emisiones via satélite, pero no pudieron evitar que sacáramos en mano, vía Hong Kong, como ocurrió con el material de Televisión Española, la información que luego se difundió por todo el mundo. En cuanto a la presencia única de TVE en la plaza aquella noche es un hecho comprobado y admitido por todos los colegas que estuvieron allí aquellos días. Contamos con suerte. La cosa fue más simple de lo que se pueda imaginar: entramos cuando ya había salido todo mundo por imperativo de las autoridades y –por increíble que parezca—no nos impidieron entrar cuando lo hicimos pasada la media noche.

Si, como se ha dicho, la intención del gobierno chino no era llevar a cabo una masacre estudiantil, ¿por qué tantas reticencias a una revisión oficial del asunto?

Los dirigentes chinos, aun hoy, niegan que hubo una matanza. Hablan de “incidentes provocados por revoltosos” y cuando admiten muertes en Pekín aquella noche y madrugada se refieren a soldados que también murieron esa noche. Pero son ganas de tapar el sol con una mano. Hubo una matanza en las calles de Pekín y eso es algo absurdo negar.

Written by Salomé Arnáiz González

noviembre 26, 2010 at 11:21 pm

Publicado en Uncategorized

La realidad de las tropas españolas en Afganistán

with one comment

El Ejército español sustenta con más de 1000 militares la misión de la OTAN en Afganistán. Los efectivos españoles, destinados en una de las zonas más pobres de este país, se enfretan al cada vez mayor control de los talibanes en el territorio. La realidad de las tropas es bastante opaca, ya que los medios ven a menudo restringidas sus posiblidades informativas debido a los muchos intereses políticos que subyacen de la guerra que más dinero ha costado en los últimos años.

En 1989 España empezó a formar parte de las operaciones de paz que se auspiciaban desde la ONU. La misión en Angola fue la primera y desde entonces, han sido más de 50  las operaciones en las que nuestro país ha participado.

Ahora mismo, las operaciones más notorias en las que España tiene presencia son las de Bosnia, Líbano, Somalia y Afganistán.

Todas ellas son de suma importancia para el Ejército de España y para estos países, que acogen con agradecimiento el trabajo y dedicación de nuestros militares.

La misión más importante y también la más mediática es,  como se sabe, la que está ubicada en Afganistán, con una aportación total de unos 1263 militares españoles de entre más de 30.000 que forman la operación global. El mandato directo de esta misión para nuestras tropas está establecido en la Conferencia de Bonn de 2001, que indica que nuestra responsabilidad será asistir al Gobierno afgano en el ejercicio de su autoridad.

Los atentados del 11 S fueron un antes y un después para Afganistán y por tanto, para el resto de la Comunidad Internacional. En aquel momento Estados Unidos trató de, a través de la operación Libertad duradera, capturar al líder de Al Qaeda Bin Laden al que todavía no han encontrado. Junto con la potencia norteamericana, una coalición internacional llamada la Alianza del Norte eliminó a los talibanes del poder, momento en que la ONU se hizo cargo en el propio año de 2001 del mantenimiento de la paz en la zona a través de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF).

Este control de la ISAF se transfirió a la OTAN en 2003, un control que dura hasta el momento presente a pesar de que la ONU sigue manteniendo la UNAMA, su propia operación de  paz. Desde agosto de 2003 es la OTAN la encargada de controlar la ISAF, su primera misión de paz fuera de Europa.

Tropas españolas/Diario El Revolucionario

Es en este contexto donde están ahora situados nuestros más de 1000 hombres y mujeres. Son un contingente militar dentro de la estructura de la ISAF que sirve en el oeste Afganistán, en una de las zonas más pobres del país, la provincia de Baghdis. Esta es un área de Afganistán sometida a duras condiciones, no sólo por la compleja orografía del terreno sino por las extremas temperaturas que los militares están obligados a soportar: 50 grados en verano y 20 grados bajo cero en invierno. Esto supone que el Ejército tarda en condiciones meteorológicas normales una media de una hora en recorrer 16 kilómetros, o lo que es lo mismo, ocho horas para atravesar unos 100 kilómetros.

No son pocas las dificultades que el  Ejército español, como el resto de tropas internacionales, debe enfrentar a diario en esta hostil misión, a la que muchos califican de guerra disfrazada de misión de paz. Son muchas las voces que se alzan opinando al respecto, no en balde es el conflicto más polémico y mediático de la actualidad. El Ejército es en ocasiones acusado de llevar puesto este disfraz. La realidad es que el Ejército se debe a órdenes exclusivamente políticas que provienen del Ministerio de Defensa, y que por tanto, del Ejército lo único que depende y además, lo único que le importa es “la escrupulosa seguridad de nuestros hombres en Afganistán”, como comentaba el Segundo Jefe del Estado Mayor en las Jornadas de Actualización para Corresponsables de Guerra celebradas el pasado lunes.

David Beriaín, respetado corresponsal de guerra,  estuvo  en estas Jornadas invitado por el Ejército de Tierra. Allí, en familia y entre militares y periodistas, hablaba de su experiencia y de la verdadera situación de las tropas españolas en Afganistán, así como de los intereses del Ministerio de Defensa en que ciertas informaciones no salgan a la luz, de la falta de política de comunicación propia de nuestro Ejército y del poco control efectivo que las tropas españolas tienen sobre el territorio en el que están destinados, a pesar de que esto no se deja contar en los medios.

Pese a estas caras enfrentadas de una misma moneda, Ejército y periodistas separados por el Ministerio, ¿cuál es realmente la situación de las tropas?, ¿cuál es la labor exactamente que están desempeñando?, ¿están enfrentando más dificultades de las que se informa a los ciudadanos-contribuyentes?

La realidad es que parece que conocemos mucho menos de lo que ocurre, lo que en palabras de Beriaín  quiere decir que “no sabemos lo que pasa y aceptamos lo que nos dan, y eso no es periodismo”.

Baghdis, provincia cuya reconstrucción está liderada por el contingente español, es una de las más peligrosas del país y una de las cunas insurgentes más importantes de todo Afganistán. Los propios afganos cifran entre un 60% y un 90%

Talibanes de Afganistán/20 minutos

las áreas que están bajo control talibán, lo que deja a las tropas españolas un margen de actuación muy dificultoso. Pero, ¿qué significa que un territorio está bajo control talibán? No quiere decir necesariamente que las calles de la provincia están vigiladas por afganos y radicales islámicos armados. Más bien es todo lo contrario, el control es sinónimo de apoyo de la población civil afgana. Como los propios talibanes afirman “ayudamos a la gente y solucionamos sus problemas bajo la ley islámica”. Y normalmente la ayuda talibán a los civiles de Afganistán es más eficaz, más rápida y menos polémica que la ofrecida por la ISAF o en este caso por los españoles. Este es uno de los principales escollos del Ejército español, ante el cual además no puede luchar, puesto que los propios talibanes se encargan de tergiversar las buenas intenciones del Ejército para terminar presentándolas como iniciativas hostiles hacia la población afgana.

La peligrosidad de la zona llega hasta tal extremo que la base española de Qala i Naw  tiene algunas rutas de acceso truncadas, como por ejemplo la que conecta con Herat. Esto implica que a muchas áreas del territorio que supuestamente debiera controlar el Ejército, no llegan los proyectos que por ejemplo la AECID debe mantener allí. Nuestra Agencia de Cooperación subcontrata empresas afganas las cuales deben pagar de manera institucionalizada un 10% a los talibanes para poder trabajar sobre el terreno. Esto supone que el dinero que el  Ministerio de Defensa destina a la reconstrucción de Afganistán está terminando en la refinanciación de las redes talibanes del país.

Las amenazas del  contingente español son, por tanto, muchas. Debe lidiar con las críticas de la sociedad por la imagen de una guerra encubierta con otros muchos frentes. Desde el  narcotráfico, hasta el resultado de las pasadas elecciones,  el control creciente de los insurgentes, su apoyo desde el exterior por países como Irán, el incremento de la eficacia y sofisticación de los IEDs o artefactos improvisados, las numerosas emboscadas y hostigamientos, el terreno físicamente hostil, y sobre todo, la política impuesta por el Ministerio de Defensa, a quien debe lealtad sean cuales sean las órdenes.

Después de todo, si la visita de Zapatero al contingente español cumple su función, deben juzgarlo los propios militares y el resto de la sociedad española.

 

 

 

 

 

 

Written by Salomé Arnáiz González

noviembre 17, 2010 at 6:01 pm

Publicado en Uncategorized

El Aaiún sigue en estado de sitio

with one comment

La situación en el Aaiún, capital administrativa del Sáhara occidental, se deteriora cada vez más con el paso de las horas. “Las calles están desiertas, los habitantes autóctonos temen ser apaleados por los colonos respaldados por el Ejército”. Así es como describe la situación Sidi Mohamed,  el ministro de Territorios Ocupados de la autoconstituida República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

El campamento tras el desmantelamiento/EFE

La ciudad está en “estado de sitio” desde que el pasado lunes día 8 se produjo el desmantelamiento del campamento de Geim Izik, a las afueras de el Aaiún, donde más de 25.00 saharauis se habían instalado en jaimas para protestar pacíficamente por las condiciones en las que se encuentra el Sáhara Occidental. “No tenemos hospitales ni Universidad. No tenemos nada, pero todos los días se llevan nuestro sulfato y nuestro pescado”, comentaba uno de los activistas los primeros días de la concentración.

Entre el lunes y el viernes la RASD cifra en más de 4500 los heridos y 2000 los detenidos, mientras el gobierno marroquí mantiene que sólo unas decenas de personas siguen detenidas a causa del desmantelamiento del campamento de protesta.

Tal sólo un día antes de la brutal irrupción en Geim Izik, el monarca marroquí Mohamed VI declaró  en un discurso que “no permitirá ninguna violación o puesta en duda de la marroquinidad” de la zona y que no está dispuesto a “renunciar ni a un grano de arena” del Sáhara Occidental.

Ahora la información desde El Aaiún sale con cuentagotas debido al bloqueo que el gobierno de Marruecos ha impuesto a los medios de comunicación. El único medio al que recientemente se ha permitido la entrada en la ciudad es al  periódico francés Le Monde. Respecto a la prensa española, el cierre informativo es absoluto. Los tres periodistas de la Cadena Ser que el pasado jueves lograron entrar en el Aaiún, han sido finalmente expulsados por las autoridades marroquíes alegando que su presencia  supone una “grave amenaza para el orden público y la seguridad nacional”.

Varias organizaciones en España están exigiendo una solución justa para el Sáhara. Sin embargo, las intenciones del Gobierno español, a quien se le considera corresponsable histórico de la situación del Sáhara, no son las mismas.  Zapatero se ha limitado a decir tras una semana de disturbios en el Aaiún que  “la relación con Marruecos es una relación prioritaria para España ” y por tanto “los intereses de España son lo que el Gobierno tiene que poner por delante”.

El campamento de Geim Izik comenzó albergando hace pocos días una simple protesta social, pero el transcurso de los acontecimientos en esta concentración masiva de activistas saharauis, ha destapado la realidad que el Sáhara vive desde hace 35 años con violaciones continuas de los derechos humanos y una falta de libertad patente por parte de Marruecos.

 

Written by Salomé Arnáiz González

noviembre 12, 2010 at 1:12 pm

Publicado en Uncategorized

Ruanda da la espalda al héroe del genocidio

with one comment

 

El considerado hasta ahora uno de los héroes más importantes de Ruanda, Paul Rusesagabina, ha sido puesto contra las cuerdas por el presidente de este país, Paul Kagame.

Rusesagabina, el protagonista e inspirador de la premiadísima película Hotel Ruanda, es ahora acusado por su gobierno de financiar actividades terroristas llevadas a cabo por los rebeldes hutus que encabezaron el terrible genocidio de 1994 contra la etnia tutsi y algunos hutus moderados.

A la iquierda el actor Cheadle, a la derecha el verdadero Paul Rusesagabina.

El fiscal general de Ruanda afirma que hay pruebas contundentes para considerar que la financiación va dirigida a las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), un grupo armado hutu que huyó tras el genocidio al Congo y actúa desde allí. “Tenemos fechas de las transacciones realizadas”, asegura el fiscal y de “envíos de dinero a través de Western Union a dos comandantes de las FDLR”.

Rusesagabina, huto exiliado en Estados Unidos tras finalizar el genocidio, es el conocido héroe ruandés que enfrenta ahora estas acusaciones tachándolas de “falsificación y montaje” del presidente Kagame, quien supuestamente habría organizado una campaña contra aquellos que critican al Gobierno, incluyendo en la misma presiones para acallar las voces críticas.

La Comunidad Internacional está verdaderamente sorprendida por la irrupción de esta noticia, porque estas acusaciones no dejan de resultar paradójicas e inverosímiles. Rusesagabina fue durante la primavera del 94 el gerente mayor del Hotel  Mil Colines de Kigali (capital de Ruanda), y convirtió este hotel de lujo en un auténtico campo de refugiados tutsis que durante semanas salvó la vida a cientos de personas de las atrocidades del radicalismo y genocidio hutu de aquel momento.

La paradoja viene del siguiente interrogante: ¿qué sentido tendría haber formado parte de una resistencia tan valiente durante el genocidio del 94, para ahora desde Estados Unidos dedicarse a financiar al grupo armado hutu del que protegió a su familia y otros muchos ciudadanos  tutsis?

Película Hotel Rwanda

Todo parece apuntar a un montaje del actual régimen que ostenta el poder y su presidente Kagame.  De hecho,  en repetidas ocasiones ha recibido duras críticas de parte de la ONU por las violaciones de derechos humanos cometidas por parte del Ejército tutsi de Ruanda contra la población civil hutu, críticas que el actual Gobierno califica de “insulto a la historia”. Esto se ve con ojos de venganza por la Comunidad Internacional en respuesta al  genocidio tutsi.

Sin embargo, ya se sabe que el régimen de Kagame se caracteriza por eliminar a sus opositores y elevar la corrupción a las más altas esferas. Un ex alto cargo militar que alcanzó un rango importante en la carrera tras finalizar el genocidio, apuntó a Kagame de intentar asesinarlo. El periodista que trató de investigar esta acusación, fue hallado pocos días después asesinado en su residencia de Ruanda.

No parece, por tanto, creíble que Rusesagabina sea ahora culpable de financiar a los rebeles hutus que mataron a su familia y sus amigos a principios de 1994. Todo indica que el actual régimen de Ruanda se ve acorralado ante una oposición que parece aventajarle, y está dispuesto a hacer todo lo posible para no perder el poder en este pequeño y tan tristemente olvidado país africano.

Written by Salomé Arnáiz González

octubre 29, 2010 at 10:53 am

“Construcción de una sociedad moderadamente próspera”

with 2 comments

El hasta ahora vicepresidente de China, Xi Jinping, se perfila cada vez con más posibilidades de ser el próximo sucesor de Hu Jintao para liderar el gran gigante asiático. Esta hipótesis es la más realista tras el nombramiento de Xi como el vicepresidente del órgano militar del PPC (Partido Comunista Chino).

El nuevo cargo, un hombre de 57 años, se presenta como uno de los líderes más conservadores del Partido, y defiende la idea de que el  PPC,  que gobierna el país sin alternancia desde 1949, es la ‘garantía fundamental’ para que China alcance sus objetivos de desarrollo económico-social en medio de una crisis mundial de la que ni siquiera este país se libra.

Xi Jinping / EL PAIS

Lo que todos los Estados de la comunidad internacional, los medios de comunicación y la ciudadanía en general se plantea ahora, no es el hecho de quién sea el que suceda al actual presidente, sino las consecuencias de esta decisión. China es la segunda potencia económica sobre el planeta y es preocupante que este peso no vaya acompañado de una clara apuesta por la democracia y el respeto a los derechos humanos. De hecho, Xi sale a la luz como futuro sucesor justo después de que el encarcelado disidente Liu Xiaobo haya recibido el premio Nobel de la Paz por su empeño en la defensa de los derechos humanos en China, un premio que no ha sido bien acogido por el régimen comunista .

Poco se sabe sin embargo, de las intenciones ideológicas y políticas de este nuevo personaje relevante en China, porque le caracterizan la discreción y la conciencia de la necesidad de cambios. Lo que sí sabemos es que el nombramiento ha venido de la mano de los 200 cargos más importantes y conservadores de China, que en la misma deliberación aprobaron el próximo plan quinquenal que buscará la ‘construcción de una sociedad moderadamente próspera’. Confían, y Xi el primero, en una sociedad que siga liderada por un férreo partido que hasta ahora no ha demostrado tener mucho interés en la democracia. Pero desde el PPC sí parecen convencidos de que sin una muestra clara de cambios en su perspectiva sobre los derechos humanos y el bienestar social, la comunidad internacional no les dotará de la confianza que requieren para seguir siendo el gigante económico global en el que se han convertido.

Los cambios en la presidencia de China se producirán en marzo de 2013, momento en que comprobaremos en qué deriva esta “sociedad moderadamente próspera” bajo el liderazgo de Xi Jinpingg.

Written by Salomé Arnáiz González

octubre 8, 2010 at 12:18 pm